“Tenemos una gran oportunidad… y vamos a por ella”

Nacho Pastor analiza el calendario de la quinta temporada de Unión Rugby Almería en el Grupo C de División de Honor B, así como sus primeras sensaciones, iniciado el camino hacia el 15 de septiembre con la incorporación de varios jugadores fruto de la cantera cruzada

A modo de ‘déjà vu’, con la única diferencia de que ahora conoce a casi todos los jugadores que se han puesto a sus órdenes, el técnico valenciano de URA se ha vuelto a ver comenzando una pretemporada en un parque, el de El Toyo, justo un año después de su llegada a Almería procedente de Les Abelles y de la Federación Valenciana de Rugby. Fue una apuesta de la directiva cruzada y en muy poco tiempo ‘justificó’ el interés depositado en él para que fuese quien consolidara el proyecto unionista en categoría nacional. Entrenador de método y metódico en su quehacer, características que no siempre van de la mano, su encaje en el ideario de Unión Rugby Almería fue sencillamente perfecto, cantar los valores del deporte oval y enarbolar la bandera de tener un ‘sistema’ propio de juego. Se confió, se esperó y se logró la mejor clasificación histórica.

Esta semana es la segunda de su vuelta al trabajo ‘de campo’ al frente de URA en la que será su segunda temporada en el club, sabiendo que el Juan Rojas no ha llegado a tiempo, pero que será un baluarte durante los próximos meses: “Empezamos la pretemporada con muchísimas ganas tras haber realizado eso de ‘trabajo de despacho’, teléfonos, correos, papeles… previamente los meses pasados, llegando por fin al momento de trabajar en el césped, que es lo que nos gusta realmente; de nuevo es fuera de nuestro campo, pero el talante es el mejor, los contratiempos no restan nada de ilusión y todos sabemos que no se puede perder el tiempo”. No en vano, queda algo más de un mes y “se plantea una temporada muy interesante tras las medidas aprobadas en la Asamblea de la Federación Española, el grupo se ha modificado, hay nuevos equipos desde los grupos de las ligas territoriales, nueva propuesta para elevar el nivel”.

La creación de la liga sub-23 paralela a la División de Honor ha ‘borrado’ de los grupos de esta segunda categoría a los equipos filiales, lo que Pastor tiene ‘en cuarentena’, “entendemos que hay dudas respecto a qué pasa si este sistema no cuaja”, ha matizado. Pero lo que toca es centrarse en su grupo y en lo que se ha planteado como preparación para llegar perfectamente ajustados al día 15 de septiembre, jornada de debut en competición: “Tenemos por delante seis semanas antes del inicio, básicamente mantenemos la misma estructura que el año pasado respecto a jugadores, lo que nos hace tener una base muy positiva porque el equipo se conoce y si se produce alguna incorporación será puntual, por lo que habrá menos gente que tenga que empezar desde cero a conocer al grupo y el sistema de juego”.

En ese sentido, sí hay rostros nuevos en un buen porcentaje, pero se trata del paquete de ‘perlas’ de la cantera cruzada, pulidas desde su inicio en el rugby a la sombra del mismo escudo, el que surge de la unión de cuatro distintos que tan buen trabajo han realizado: “URA para esta temporada 2019/20 ha tomado una serie de decisiones encaminadas a potenciar el rugby almeriense, a esos jugadores de la casa, a reducir fichajes e invertir esfuerzos en sacar gente de la cantera para que vaya cogiendo las riendas”. El salto no será traumático por el uso de un mismo sistema de trabajo que ha caído en cascada por las distintas categorías por las que han pasado, si bien “darán sus primeros pasos en una división que cada vez es más dura y en la que el club busca consolidarse de una forma definitiva; suben chavales que estaban en sub-18 y es una suerte”.

Es lo que supone la constancia en el paso del tiempo, que ya toca recoger fruto y disfrutar de él: “Si bien están ‘verdes’ físicamente para competir en plenitud de facultades respecto a otros jugadores mayores y experimentados, sí que lo que creemos es que el futuro de URA pasa por que tengan un espacio, que se hagan rotaciones y que sean protagonistas en el primer equipo de su tierra, en el que están desde que empezaron a jugar, y eso es un aspecto realmente muy significativo de esta temporada”. Ante esto Nacho Pastor ha querido dar mérito a lo que se está ofreciendo desde los clubes filiales: “Se esta haciendo un gran esfuerzo en todos los equipos que forman URA para que los jugadores puedan participar en los entrenamientos, pulirse y ver si pueden encajar en División de Honor B, dar el salto de regional a nacional, además de con la cantera”.

El análisis del calendario le dice que hay que comenzar fuertes: “A diferencia de la pasada temporada, empezamos y acabamos fuera de casa, el principio de liga no nos va a dar respiro”. En referencia a los rivales, “de los clubes que se han incorporado, el CAU Metropolitano es el que más ha fichado, haciendo una reestructuración grande, y va a ser un rival muy duro, con muchas ganas de estar en la categoría tras algunos años, viendo cumplido el objetivo que iban persiguiendo con tesón; Málaga, junto con Sevilla, ayudan a que se cambie la ‘polaridad’ en cuando a presencia de clubes, ya que eran casi todos de Madrid y ahora se iguala; el Hortaleza debuta en esta división y lo hace seguro que con muchas ganas; vienen todos de jugar ligas territoriales, pero hoy en día se ha notado mucho el mercado de fichajes que hasta ahora no ha tenido ni esta dimensión ni este poder económico; cada vez más nos estamos acercando a un profesionalismo, si no total sí implícito e irreversible”.

De este modo, y con los estandartes de siempre que definen el proyecto global de Unión Rugby Almería, el primer equipo ha arrancado “con ganas e ilusión de mejorar la línea en la que se ha venido trabajando la pasada temporada, para el arraigo de un deporte que para nosotros es mucho más, encarna valores que llevamos a primera línea a nuestra vida, podemos ayudar a muchos aspectos de la sociedad, no solo salud por la práctica deportiva”. Por lo tanto, es otra vez una misión “apasionante, mucho más compleja de lo que pueda parecer a priori porque los nuevos se están reforzando muchísimo con presupuestos elevados, que es justo el problema de URA, que no tiene capacidad para invertir en hacer fichajes y el fuerte no es el económico”. Pese a ello, su primera frase al grupo es “tenemos una gran oportunidad… y vamos a por ella”.

URA prepara a su gente de la casa, como con generaciones anteriores, para que en breve “asuma ese papel de liderazgo que permita que pueda seguir en la categoría”. En resumen, “ante fichar estrellas, la filosofía de este club es una vez más apostar por el bloque, el grupo, equipo, con todo lo que significa esa palabra, en el que todos den lo mejor de si mismos y mejorar incluso el papel de la pasada temporada”. En gran medida influirá la materialización en socios nuevos de la campaña que la junta directiva tiene en ciernes y que comenzará en breve, presumiblemente la próxima semana, que irá acompañada a su vez de otra paralela de ‘pequeños patrocinios’, denominada Club 300. El equipo no espera y su puesta a punto se está realizando esta semana, sin saber si podrá adelantar su entrada al Estadio Municipal de Rugby Juan Rojas para antes del día 18, en el Campo de Fútbol de Pechina.

Share