En el llavero del Juan Rojas está la llave de la salvación

Unión Rugby Almería se dispone a afrontar dos partidos seguidos en casa frente a CRC y Arquitectura, duelos complicados pero que pueden les dejar la puerta de la permanencia abierta de par en par

El segundo grande consecutivo se sitúa frente a URA, que salió de Sevilla con la frente bien alta pese a la derrota, pero bastante tocado físicamente y en lo relativo a efectivos. No en vano, tuvo que jugar con 13 jugadores mientras que se buscaba el bonus ofensivo, toda la segunda parte con 14, y la redacción del acto no le favoreció demasiado.

Pero nada de eso importa ya cuando se nota el cosquilleo de una nueva jornada y cuando hay otra ocasión de medirse a los mejores. Esta vez es CRC el que determina el calendario, pero con regreso a la ‘casa cruzada’, un Juan Rojas que presentará sus mejores galas para arropar a su equipo e intentar emular la heroicidad de la última victoria ante Alcobendas.

El tercero de la clasificación es un adversario temible que se encuentra, por el momento, en ‘tierra de nadie’ a 12 puntos de Liceo y 15 sobre Jaén. Tan solo ha perdido cuatro partidos, y uno de ellos se puede considerar un ‘accidente’ al mismo inicio de la liga. El 10-39 fue un marcador inesperado para inaugurar la temporada 2018/2019, y tiene incidencia directa sobre Unión Rugby Almería al situar esos puntos por delante suya a quien fue el verdugo de los de Pozuelo, el Ingenieros Industriales de Las Rozas. El duelo del norte de Madrid fue un toque de atención que consiguió que CRC solo haya cedido después contra los dos primeros, Liceo y Ciencias, el segundo tanto en la ida como en la vuelta.

No es un equipo muy anotador para la posición que ocupa, pero sí un durísimo defensor que ha dejado a algún rival a ‘cero’. Su último marcador, la semana pasada, fue muy justo, pero con victoria, ya que doblegó a Arquitectura por un tanteo final de 29-28. En cuanto a la primera vuelta ante URA, venció 36-5 al decidir en la segunda mitad después de la igualdad previa al descanso. En la historia reciente entre ambos equipos, más allá de esta campaña, ha habido un buen juego unionista para buscar la sorpresa, cerrándose al año pasado en un partido sin trascendencia, al estar sentenciada la promoción, que concluyó con 19-45. Fue en la 2016/2017 cuando se rozó ganarle y se escapó la ocasión.

Con el Emilio Campra como escenario y con un ambientazo en la grada, se pitó el final con un marcador de 33-36, en el que una patada de castigo decidió a su favor al minuto de haber empatada URA con otro golpe a palos. Como muestra de su potencial actual y de su reciente pasado en lo más alto, basta recordar que en la 2015/2016, la primera de los cruzados en División de Honor B, CRC militaba en la máxima categoría, de la que descendió para por ahora no poder volver a ella. En contra de los de Nacho Pastor está que la misma jornada se disputa el partido en la cima entre Liceo Francés y Ciencias, cuyo resultado, sea el que sea y siempre en caso de victoria en Almería, beneficia a CRC.

Precisamente el míster de los unionistas ha valorado el partido sencillamente como “la primera de las seis últimas finales”, que son las jornadas que restan para el final de la liga: “Llevamos jugando finales desde antes de Navidad, pero es que la segunda vuelta, si queremos conseguir el objetivo, tenía que ser así, una tras otra, y sumar buenos resultados, como habíamos logrado durante las siete anteriores del domingo pasado, con cinco victorias y puntuado dos veces hasta lo ‘normal’ que puede suceder frente al líder del grupo”. Pero el de este fin de semana es el tercero, “que viene jugando muy bien, sólidos, con juego consolidado y el objetivo claro de permanecer en la parte alta de la tabla”.

Pastor lo ha comparado a jornadas anteriores, “cuando hay que medirse contra quien está por encima se tiene el aliciente de medirse a gente que demuestra en su puesto y en el día a día que lo está haciendo bien y que tiene nivel, o lo que es lo mismo, un reto para hacer un buen partido”. Por parte de URA, sigue con “la acumulación de lesiones lógicas y desgaste propio de los jugadores a esta altura de la temporada, y según lo ya comentado varias veces, hay pantel corto y eso lleva su lastre”. Sobre todo, se lamentan “las ausencias por lesiones de larga duración”, a las que se ha sumado Manu Hernández, “situaciones que el vestuario siente y se nota a muchos niveles”.

Nada arrincona la ilusión de un Unión Rugby Almería “con los ánimos intactos, porque se tienen todas las opciones de trabajar para lograr los objetivos”. Se asume que “va a ser un partido complicado ante un rival muy fuerte, pero se va a intentar sacar el máximo de puntos posible”, y en ese sentido Nacho Pastor ha añadido que “se ha forjado un carácter en URA que le lleva a no dar ninguna de las opciones por perdidas”, así que está clara la actitud: “Saldremos al campo a por todas, a por los puntos, a ver hasta dónde somos capaces de convencer y de ganar al rival, y en el caso de que ellos intenten imponerse, vamos a ponérselo difícil para que su desplazamiento a Almería valga la pena”.

Las cuantas son claras: “Todavía dependemos matemáticamente de nosotros para la permanencia, lo que es una situación interesante para el club y creo que esperanzadora para la afición”. Sus últimas palabras han servido para animar a la gente a que acuda al Juan Rojas: “Cuanto mejor es el equipo que nos visita más bonito es este deporte, y es más que recomendable venir con la familia y disfrutar del tercer tiempo, donde se empaparán de lo que es la forma de entender la vida que supone el rugby”. Habrá paella para todos en el post partido en un día clave que puede tener un valor extraordinario para eludir no solo el descenso sino la promoción, como el fin de semana siguiente, también en el Juan Rojas, ante Arquitectura”.

Share