Los cruzados vuelven a jugar en casa

Un nuevo triunfo de Unión Rugby Almería ante Sanitas Alcobendas B supondría un paso de gigante para la permanencia en División de Honor B por quinta temporada seguida, y los hombres de Pastor se sienten en deuda con la afición, que acudirá en masa al Juan Rojas

El Estadio Municipal de Rugby de Almería tiene el listón muy alto, situado nada menos que en 2.400 espectadores, pero existe confianza en romper ese récord histórico y confirmar que se tiene la mejor grada de toda la categoría.

URA va a salir a por todas frente a Sanitas Alcobendas B, un rival de mucha entidad que por ahora ocupa la última plaza de la clasificación, pero que doblegó con bonus ofensivo al XV almeriense en la jornada 4 por 26-10. No se olvida aquel choque y además las sensaciones son mejores que nunca en el seno del primer equipo unionista, metido en una racha de seis partidos sumando de los que cuatro han sido victorias. Además, se asume que hay una ‘asignatura pendiente’.

Habrá muchísima afición en el Juan Rojas este domingo desde las 12.00 horas y no se quiere defraudar. Solo una victoria en casa es demasiado poco, visto lo visto, y además producida hace una vuelta exacta, puesto que se logró frente a Extremadura CAR Cáceres. La semana pasada se venció al potente conjunto cacereño en El Cuartillo para dejar claro que Unión Rugby Almería es el peor de los ‘invitados’ en casa ajena, pero se debe ya dejar de ser ese buen anfitrión que entrega todo a sus visitas. Eso sí, no es menos cierto que prácticamente en todos los partidos como local se ha obtenido menos recompensa de la que se ha merecido la propuesta, y eso el público, entendido, lo ha reconocido.

Es un rival directo el que llega al templo rugbier almeriense, como ha dicho el técnico Nacho Pastor, y por tanto es una ocasión perfecta para afianzarse en la lucha por el objetivo de la permanencia ‘holgada’: “Es verdad la diferencia de puntos en la clasificación, pero no hay que olvidar que ellos ya han jugado con Ciencias, líder del grupo, que será nuestro próximo rival, y que seguimos en los puestos bajos, con el objetivo de consolidar nuestra posición y en la medida de lo posible avanzar puestos para alejarnos de ese farolillo rojo”. El míster lo dice claro: “No me puedo fiar de una posición en la tabla en la que estuvimos hace tres semanas con ellos, y además es un mal compañero de viaje porque tiene arriba un equipo en División de Honor”.

Pastor hace la lectura de que “eso indica que el club dispone de jugadores que entrenan a buen nivel” y, como pasa con los filiales, “todos tienen en casa los recursos para poder solventar sus problemas al tener referencia de un plantel superior”. El preparador cruzado no escatima en la importancia del partido ni en el desarrollo esperado: “Va a ser a cara de perro, pero vamos a por todas al ser un rival directo, queremos continuar nuestra racha positiva y estamos en una fase de la liga en la que nosotros tenemos que seguir con la construcción de nuestro juego y la consolidación de nuestra propuesta”. Cuanto más lejos mejor “el poner en peligro la estancia en la categoría”.

De puertas para adentro, Unión Rugby Almería llega bien a la cita: “Seguimos con jugadores en rotación, siempre dosificando los esfuerzos para poner sobre el campo los mejores y sobre todo entendiendo una forma de jugar cada vez más vertical, más fluida, basada en un buen trabajo de la delantera y buscando que los tres cuartos sean lo más incisivos posible”. Por tanto, el guion va a ser “como en las pasadas semanas, que el juego sea completo, con delantera muy sólida y rocosa y en las fases estáticas muy seria”. Se está notando en melé un trabajo “más que notable y se nota en los últimos partidos, permitiendo jugar tranquilos y a partir de ahí intentar que las fases de juego sean dinámicas”.

Para Nacho Pastor la evolución no ha acabado pese a los avances ya hechos: “Nos vamos consolidando como un equipo difícil, que intenta proponer juego y que no se da por vencido en ninguna acción sin importar quién sea el rival”. El otro elemento a tener en cuenta es que “por fin se regresa a casa”, lo que para el grado de exigencia del valenciano supone tener presente que “parece que se resiste un poco el triunfo y la afición se merece disfrutar también de la mejor versión de su equipo”. Los jugadores reciben su elogio: “Los chicos desarrollan un gran trabajo durante la semana tanto en gimnasio como en el campo, y todo ello, con la dinámica de victorias y buen hacer, ha hecho un grupo muy unido”.

Es algo tan claro “que se visualiza en los entrenamientos, en el buen ambiente, y queremos transmitirlo a la afición, a la que esta temporada hemos dado muy pocas alegrías en casa y que se ha tenido que conformar con disfrutar de las victorias por ‘streaming’”, ha reconocido antes de animar a la asistencia al Juan Rojas este domingo: “Es una muy buena oportunidad de que nos acompañen en un fin de semana en el que el hecho de conseguir una victoria sería un paso muy sólido para alcanzar nuestro objetivo, y sobre todo sería la satisfacción de darles esa alegría de ver al equipo que siguen ganar, en una actividad de una ‘grada agradable’, para venir con niños, no la que se ve en otros deportes”.

De ganar, no sería definitivo ni mucho menos, como tampoco la derrota, pero sí que daría una perspectiva distinta a lo que resta de campaña. En ese sentido, el grueso de la jornada se disputa este sábado y URA conocerá si le han sido favorables los resultados de un fin de semana propicio para no solo consolidar sino también escalar. Sanitas Alcobendas B tiene 17 puntos, nueve menos que los cruzados, con tres victorias y cinco bonus, tres ofensivos y dos defensivos. Además de a Unión Rugby Almería los madrileños han vencido a Ingenieros Industriales por 32-26 y a Arquitectura por 24-21, protagonizando el resultado más corto del grupo con un 3-7 en la derrota ante Cisneros Z.

Share

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *