URA empuja fuera de la Navidad las carencias de familias atendidas por la Fundación Jesús Peregrín

Unión Rugby Almería hace entrega, el mismo Día Internacional del Voluntariado, de 350 kilos de alimentos no perecederos

Está dentro del espíritu del rugby. Lo dijo unos meses atrás Daniel Ozán: “Si se es buen rugbier, se es buena persona”. También se ha subrayado en reiteradas ocasiones durante los cuatro años de vida del club que representa la unión real que “URA que se debe a la sociedad y quiere una Almería mejor”, en una expresión de su presidente, Miguel Palanca. Eso se refleja en el día a día y también en momentos puntuales, cuando más se necesita. Llega la Navidad y la Fundación Jesús Peregrín se ha puesto manos a la obra para que nadie se quede con la mesa vacía en una fechas tan señaladas. Esta organización hace posibles varios proyectos que atienden a los más necesitados, durante todo el año, y Unión Rugby Almería ha utilizado su fuerza para empujar con ella.

Su mentor, el sacerdote jubilado Jesús Peregrín Mula, recibió en persona a la ‘uraneta’, como familiarmente se denomina a la furgoneta cedida por Playcar al club unionista. En ella llegaron los 350 kilos de solidaridad recaudados en el partido que midió al primer equipo de Unión Rugby Almería con Universidad de Granada. Acompañado por Bienvenido Fernández, que es el vicepresidente de la Fundación, y por Purificación Galindo, responsable de las campañas de los ‘sin techo’ y de Navidad, Jesús Peregrín mostró su agradecimiento a las gentes del rugby almeriense: “Me parece muy bien vuestra aportación porque todos estamos obligados a hacer esa obra de caridad; lo agradezco de todo corazón que hayáis venido a nosotros en nombre de todos los que trabajamos aquí”.

En nombre de URA acudieron a la entrega varios integrantes de la directiva, como el antes citado Daniel Ozán junto con Juan Antonio Petit, Cristóbal Moya y José González. Estos kilos de comida no perecedera irán destinados a “las Cáritas más necesitadas, en este caso al barrio de La Chanca de la ciudad de Almería”. El propio Jesús Peregrín explicó que “es un movimiento de jóvenes y de personas mayores que se llama ECAS, que tiene la Fundación para ayudar al Tercer Mundo y que trabaja aquí también para hacer la campaña en Navidad para los pobres de aquí”. Ello es posible, como sucede con el rugby, por tener “un equipo muy grande d gente que trabaja, saliendo a los supermercados a pedir durante varios días, y que consigue varios miles de kilos”.

El número de familias a las que se ayuda es complicado de saber con gran exactitud, pero sí se tiene claro que “alcanza a miles de personas”. Un dato al respecto ha sido el facilitado por Bienvenido Fernández: “En los tiempos en los que lo llevábamos a Tánger recogíamos un contenedor de entre 25 mil y 30 mil kilos, era lo habitual; ahora los colegios están trabajando mucho, La Salle y La Compañía de María principalmente, más muchos particulares y la gente de ECAS, que nos tiramos desde el 22 de diciembre hasta después de Reyes recogiendo comida, consiguiendo cada día varios miles de kilos y repartiéndola entre quienes la necesitan”. Navidad es una época en la que “tenemos de más, comida en exceso en nuestra casa, y hay gente que la necesita”.

Purificación Galindo ha querido añadir el día a día que se realiza desde la Fundación, que evidentemente llega más allá: “Además de a Cáritas y a las parroquias, también ayudamos a comedores como es el de La Milagrosa, que está haciendo una labor buenísima porque da diariamente unas cien comidas, siendo la única que tienen al día esas personas; como complemento, también tenemos otra función, que es la noche, llevar a los parques la comida, y lo hacemos el domingo porque precisamente La Milagrosa está cerrada y se quedan sin comer durante todo el día”. Bienvenido Fernández ha querido ensalzar esa labor de “los voluntarios de los sin techo, que es especialmente precioso, transeúntes tirados en el invierno, sobre todo en los parques”.

Se llega a “un número importante de personas para los que hay concretamente un grupo de voluntarios que los visitan”. También la Fundación Jesús Peregrín ayuda a los Padres Blancos de Roquetas, con gentes de África, o con la Casa Nazaret, a la que se le entrega bastante comida, o a monjas de clausura, “que están pasando algunas situaciones lamentables”. Fernández ha sido generoso en su expresión: “Todo se basa en esta ayuda que hacéis entre todos vosotros, ya que nosotros solo le damos forma”. Ha sido una gran satisfacción para URA echar una mano “a una organización que tanto bien hace amparando a la gente que más carencias tiene, entendiendo además que, como en el rugby, la labor compartida es fundamental”, ha añadido Miguel Palanca.

Share

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *