URA se rearma mentalmente en el segundo parón

Unión Rugby Almería aúna sus ganas de reivindicarse y su fértil cantera para trabajar aspectos concretos de su juego

Si las cuentas están hechas desde el principio de temporada, más todavía se tienen claras a esta altura. Se ha echado encima el mes de diciembre, que es el que marca el ‘paso del ecuador’ de la competición, pero antes de que llegue aun resta otro partido más en noviembre. Tras un fin de semana en el cual el turno ha sido para una brillante Selección Española, que cayó por 27-37 ante la ocho veces mundialista Canadá, en lo que fue un buen test ante más de 7.000 personas en el Central de la Complutense, Unión Rugby Almería regresará a su cuenta pendiente con la victoria precisamente en Madrid, pero en otro de los múltiples escenarios que salpican la comunidad madrileña.

Será en el Ramón Urtubi ante el ahora segundo clasificado, el Liceo Francés, que ha subido un puesto al contar con un partido más. El pasado jueves se adelantó el choque de la undécima jornada, la que cierra la primera vuelta, que medía a este grande con Sanitas Alcobendas B, y la victoria fue local por un rotundo 30-6. URA sabe que será duro, pero también que le queda mucho por demostrar y que en el peor de los casos debe aprovechar ese encuentro para afinarse del todo de cara a su partido más importante del curso, como es el que le medirá a Universidad de Granada en el Emilio Campra el día 3 de diciembre. Los dos últimos, ambos con 1 punto, saben lo que se juegan entre ambos.

Los granadinos reciben el próximo fin de semana a Olímpico de Pozuelo, lo que les pone ante un escenario algo más sencillo para sumar que el de los unionistas, pero el choque determinante será el que inaugure diciembre y sobre el que ya se está trabajando. Después quedará una última jornada con la que se llegará a la mitad de la liga, otro gallo en su propio corral con el que tendrá que pelear Unión Rugby Almería. Y es que los de Ken Wills se midena los tres primeros fuera con el añadido de recibir a Granada, ya que su último encuentro de 2017 será en Sevilla ante Ciencias para comenzar allí una segunda vuelta que debe ser muy diferente a la primera si se quiere amarrar la permanencia.

Y es que hasta ahora solo ha habido lágrimas con solo un esbozo de sonrisa, el que se dibujó al conseguir el primer y único punto que se muestra en la tabla clasificatoria. Se comenzó siendo apalizados por partida doble ante Ciencias en casa y frente a Arquitectura fuera, durísimos 150 puntos frente a cero en los dos partidos de comienzo de tercera andadura en la segunda máxima división del deporte oval español. Se podían contemplar las derrotas como ‘posibles’ antes de comenzar la temporada, pero no de ese modo. En el tercer choque ya sí se tenía previsto sumar, pero solo se logró dar el paso de hacer el primer ensayo del año, obra de Luis Vergel, en otra dura derrota ante Ingenieros.

Ese encuentro, que debió escribirse de otro modo si hubiera habido tarjeta roja por una flagrante roja en el minuto 5, marcó además la historia de un exilio, ya que los problemas del césped del Campra obligaron a jugar cuatro encuentros seguidos de visitante, el primero antes del primer parón. Fue en Cáceres frente a Extremadura, y se dio otro pasito, mejorar la anotación propia y hacer doble dígito por primera vez con 10 puntos ante los 41 locales. Se detuvo la liga y el tiempo de ‘respiro’ fue bueno, ya que se hizo una gran primera parte frente al potente Trocadero en su feudo marbellí. La segunda fue otro cantar y llegó otro inmerecido castigo que dejaba aún a cero a los unionistas.

Ante Olímpico de Pozuelo se siguió mejorando, y se rompió por fin en ataque con el premio de un bonus ofensivo, pero cediendo por errores defensivos una victoria impropia del nivel comparado de ambos equipos. Tras seis jornadas al menos URA ya hizo desaparecer el cero para subir su primer punto. Se visitó acto seguido a Sanitas Alcobendas B, con la séptima derrota consecutiva, el pleno, esta vez por un más ajustado 31-12 y una mayor competitividad, siendo un buen aliado para pensar en ganar a Complutense Cisneros Z en el regreso al Emilio Campra tras un mes y medio fuera. Tampoco pudo ser, si bien se le dio la vuelta al marcador tras volver del descanso, y se cedió por 21-33.

Futuro optimista

Ahora se está en el segundo parón obligado, al que seguirán cuatro partidos más previos al cambio de año, pero si bien el primero de la temporada sirvió para una notable mejoría, el segundo está siendo utilizado para lo mismo, para rearmarse, pero sobre todo mentalmente. Están localizados los errores y una vez que se llegue a 2018 habrá cuatro partidos consecutivos en casa para un total de siete sobre diez a disputarse. Los campos que tocará visitar pueden ser asaltados, los de Las Rozas, Complutense y Granada, por lo que hay más que justificadas esperanzas de una permanencia que podría ser algo más ‘barata’ este año debido a la fortaleza de los que buscan ascenso.

Pero además, se cuenta con toda una legión de seguidores tanto de dentro del mismo club como de fuera, y la entidad unionista va a mostrar su músculo en cada una de esas finales en el Campra. Del Juan Rojas ya hay que olvidarse de manera definitiva otra temporada más, con la ilusión puesta en que para la siguiente se puede hacer una pretemporada decente en lo que será el primer campo de rugby de Almería. Mientras tanto, las escuelas de URA han dejado claro a Andalucía que el oval ha germinado en la provincia, y lo han hecho con una masiva presencia de equipos de todas las edades en una concentración en Marbella este fin de semana, más el femenino en Jaén y más URA Clan.

El futuro optimista se puede establecer en el corto y medio plazo, relativo ello a la permanencia por la que se lucha, pero también en el largo plazo, conforme vayan creciendo todos los chicos y chicas que se siguen sumando al rugby por el reclamo de valores de las familias y que el club es capaz de satisfacer. Por tercer fin de semana consecutivo, el deporte oval ha dejado claro que camina firme, rozando los 300 jugadores en acción de todas las edades y condiciones, sin límite alguno. En ello se ha involucrado parte del primer equipo, que se ha ‘empapado’ con un baño de entusiasmo e ilusión proveniente de las categorías inferiores y de un URA Clan que incluso les lanzó un mensaje desde El Toyo.

Share

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *