Histórico rugido de Unión Rugby Almería en El Puerto

(8-29) Escalada de dos puestos en la clasificación para un URA que gana por primera vez en la guarida de su bestia negra y encaja por fin su mejoría de juego con un resultado de gran valor anímico 

Atlético Portuense cede físicamente y no solo no remonta sino que encaja un resultado más amplio y que supone un bonus ofensivo para los cruzados antes de recibir a Helvetia y parar en Navidad

 

La frase del día es la que salió de boca de un mito. Antonio Cayuela ‘Quintana’, un referente para todos los rugbiers de Almería y muy reconocido fuera de los límites provinciales, resumió lo que supone esta victoria: “Ya me puedo retirar tranquilo después de haber ganado a Portuense en El Puerto”. No es ni mucho menos una provocación, sino una señal de respeto a la grandeza del rival, que se ha venido definiendo en los últimos tiempos como la bestia negra. Esta vez la historia cambió su final, y los cruzados conquistaron una plaza realmente difícil de un modo muy merecido, con inteligencia y con poderío físico.

En el recuerdo de quienes lo vivieron seguía el aguacero del último partido en el Polideportivo Municipal de El Puerto de Santa María, cuando el CRAP no se jugaba nada pero lo dio todo para doblegar a un URA que sí se jugaba mucho, tanto como la permanencia. Un ensayo de Royal Mwale al final del choque dio un punto bonus ofensivo en aquel momento, y el zimbabuense siguió por donde lo había dejado, haciendo el primer ensayo del partido a los cinco minutos de iniciarse. Lo transformó Juan Agustín Graciarena, que también tuvo tino a palos en un golpe de castigo posterior para poner el 0-10 en el 18.

Quedaba muchísimo partido por delante, pero las sensaciones eran diferentes a otras ocasiones, similares, eso sí, a los mejores momentos de juego, que los ha habido, durante esta temporada. Quedaba cuajar un partido ‘completo’, y había llegado el momento de que así fuera. El plan de juego diseñado por Pablo Jiménez supo aprovechar las virtudes propias y explotar las debilidades ajenas, y por primera vez además se ganó la touch. Se robaron más de las que se perdieron, y así un talón de Aquiles dejó de serlo uniéndose a las buenas prestaciones en melé para ser fuertes en las estáticas.

Es URA un equipo ya muy hecho, capaz de haber aprendido de sus errores y con unos lazos internos muy estrechos. Por ello, no importó que recortara con un ensayo sin transformar el Atlético Portuense antes de llegar al descanso, con la pausa definida por el marcador de 5-10, corto, reflejo de una dura pugna y muy abierto. Ya plantarle cara a este rival en ese campo suponía mucho en lo anímico, pero sobre todo venía a reflejar el duro trabajo que se está haciendo en el día a día de los entrenos. Tampoco importó que el marcador se tensara hasta ponerse en solo dos puntos tras un golpe de castigo local acertado.

Llegó a la mitad de la segunda parte, con la misma tónica de poca anotación hasta que Lucas Melian habilitó a Manolo Ortiz para que el canterano, ya fijo en los esquemas de Jiménez, penetrase en la zona de marca y dejara casi visto para sentencia el encuentro. Puede parecer que no tendría que ser así, puesto que se produjo en el minuto 67, pero la dinámica era la del agotamiento físico paulatino del CRAP y un gran estado de URA. Ni la expulsión temporal de Piloto fue bien aprovechada por los gaditanos, que se precipitaron al ver la ocasión pero que no anotaron más pese a los muchos minutos de alargue.

Sí pudo abrir hueco Unión Rugby Almería, que encima se fue a por el punto bonus ofensivo y lo logró con dos ensayos de un pletórico Ismael Varas. El cruzado aguardó al momento idóneo para hacer valer su físico excepcional e hizo doblete, uno de ellos acompañado además por el acierto de Juan Graciarena en la transformación a palos. La recta final supuso la recompensa a todo el trabajo no solo del choque, sino de las últimas semanas, convertida en cinco puntos con un valor extraordinario y una escalada de dos puestos en la clasificación. El nuevo farolillo rojo es Helvetia, siguiente rival ya en casa.

La victoria histórica llenó de satisfacción a los unionistas desplazados hasta Cádiz, especialmente a Pablo Jiménez, que repartió méritos entre todos: “No hay otra que felicitar a todos mis jugadores, capaces de evitar la velocidad de nuestro rival, de imponer el juego de delantera, de aprovechar los errores de ellos, y de formar una defensa muy sólida y muy ordenada”. El preparador de URA siempre ha confiado en las posibilidades de su equipo, y sobre ello ha basado las sesiones preparatorias para salir del pozo, pero sabiendo que aún queda mucho por hacer una vez que se ha resucitado, y de qué manera.

FICHA TÉCNICA 

Atlético Portuense (8): Alberto García, Bejarano, Emilio García, Viñas, Fernández, Zamacola, Mera, Gandullo, Sánchez, Martín, Piña, Medina, De la Cueva, Navareño y González. También jugaron Arana, Vallejo, Galán, López, Rosa, Garrido, Gaztelu y Sánchez.

URA (29): Cayuela, Mwale, Pisapia, Villán, Jiménez, Luis Vergel, Piloto, Lucas, Nacho de Luque, Graciarena, Varas, Manolo Ortiz, Tom Armstrong, Dasi y Antonio Manchón. También jugaron Atilio, Juanjo López, Jaime García, Padilla, Antonio López, Quisquilla y Alastrue.

Árbitro: Eliseo Patrón-Costas. Expulsó temporalmente a Piloto por parte de URA.

Tanteo: (0-7) min. 5, ensayo de Mwale transformado por Graciarena. (0-10) min. 18, golpe de castigo transformado por Graciarena. (5-10) min. 25, ensayo de Piña. DESCANSO. (8-10) min. 58, golpe de castigo transformado por De la Cueva. (8-17) min. 67, ensayo de Manolo Ortiz transformado por Graciarena. (8-22) min. 71, ensayo de Ismael Varas. (8-29) min. 76, ensayo de Ismael Varas transformado por Graciarena. FINAL.

Incidencias: Partido correspondiente a la undécima jornada de División de Honor B disputado en el Polideportivo Municipal de El Puerto de Santa María ante unos 300 espectadores aproximadamente.

 

Share

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *