Carrocería y motor en Unión Rugby Almería con los argentinos Graciarena y Sarco pisando el acelerador

Presentados los dos últimos fichajes de URA en el Centro Oficial Porsche Almería convencidos de que hay equipo suficiente para llegar muy lejos esta nueva temporada en División de Honor B 

Pablo Jiménez espera una gran aportación de ambos y muestra más cautela, aunque no descarta dar la sorpresa en el campo del potente Liceo en esta tercera jornada del campeonato liguero

Las valoraciones que ahora se hacen llegan con dos partidos jugados y con el manejo de unas sensaciones ya vividas, por lo que el optimismo pasa de ser un mero estado mental a tener en qué sustentarse. “Tenemos este año una plantilla mucho más importante que la temporada pasada, y eso supone un reto especialmente para mí, que tengo que conseguir que funcione y que las expectativas puedan ser altas”. Así lo ha dicho Pablo Jiménez, entrenador de URA, tras oír a sus dos flamantes fichajes poner el listón muy arriba.

Resulta muy positivo que la ambición sea tan grande, aunque al preparador de los cruzados le gusta ser cauto: “Nuestro primer objetivo es mantener la categoría, así que vamos a ir partido a partido, vamos a cumplir con lo nuestro y a ver si podemos dar una alegría”. Antes de ello ha explicado que “en la línea de reforzar la plantilla este año se ha traído a dos argentinos de primer nivel, Alan Sarco, primera línea de gran polivalencia, y Juan Graciarena, apertura, organizador de juego”. Con ellos se da por cerrado el plantel unionista.

Se está en el seno del club “muy contentos con el rendimiento que están dando hasta ahora y se esperan grandes cosas de ellos”. La clave está siendo su rápida adaptación, como la de Graciarena, que busca “darle mucha dinámica al equipo” y que ha confesado que le gusta “hablar mucho dentro del campo para poder organizar y tener mejores opciones de ataque”. El apertura tira del ‘abc’ del rugby cuando asegura que “lo primero es el equipo y después los jugadores”. Llega desde Francia vía Burgos y le atrajo “el proyecto del equipo”.

La ciudad también le gusta mucho, y eso unido a que “tenía ganas de probar el rugby español” le hizo no tener dudas. A URA lo conocía por el nombre porque le gusta mirar los diferentes campeonatos, y una vez aquí apuesta fuerte: “En lo personal poder adaptarme rápido al juego, tener una buena temporada, poder rendir para cumplir con las expectativas que han depositado en mi, y en sobre el equipo sin duda que hay madera para pelear el campeonato”. Pasión cruzada ya en sus venas, llega “para llevar a URA lo más arriba que se pueda”.

En la misma línea de ambición se ha situado su compatriota Alan Sarco, cuyo contacto para venir a Almería ha sido Gustavo Nicoletti: “Cuando Colo me escribió lo estudié, vi partidos y me gustó mucho, además de que Almería es muy parecida a mi ciudad, Mar del Plata, con combinación de montaña y mar, pero allí hace mucho más frío”. Solía jugar a 10º o incluso bajo cero, por lo que su adaptación ahora está siendo al calor. Eso sí, el ambiente que hay es el plantel es muy bueno y los chicos me integran y me siento como en casa”.

Lo mejor que puede decir al respecto es que aquí tiene “una familia más”, y por ello solo quiere dar lo máximo al equipo: “Espero tener una buena temporada, que queden contentos con nosotros –referido a Graciarena-, y quedar entre los tres primeros estaría genial”. Este primera línea se define como “muy técnico en la formación del scrum –melé-, muy dinámico, que no busca la materia sino el espacio”. Juega desde niño, es lo que ha venido entrenando siempre y ahora lo pone al servicio de Unión Rugby Almería elevando el listón muy arriba.

Al respecto Pablo Jiménez ha frenado un poco la euforia de lo que se puede lograr al analizar los dos primeros partidos: “Menos mal que ganamos en Almería, porque hasta ahora no he conseguido que el equipo funcione”. Hay que darle un poco más de tiempo, ya que uno de los motivos es el de las muchas incorporaciones”. Eso sí, tiene claro que rozar la victoria ante Helvetia y ganar a Cisneros B son una buena piedra de toque: “Si hemos hecho esto jugando mal, si conseguimos mejorar un poco nuestro juego podemos hacer cosas importantes”.

 

Liceo

La primera ocasión llega este fin de semana ante Liceo en Madrid: “Es un rival muy duro que en principio no es de nuestra liga, que quedó segundo el año pasado, pero sin embargo teneos tanta confianza en esta plantilla que pensamos que podemos darle un susto”. Después se verá lo que sucede realmente el domingo (12.00 horas) en un campo tan complicado, pero Jiménez insiste: “Vamos a Madrid a sacar lo que podamos de este partido y no descartamos la sorpresa”. Eso sí, lo innegociable llegará ante Olímpico la semana siguiente”.

El entrenador de Unión Rugby Almería aplica su filosofía del “partido a partido” para añadir que habrá que ver cuando pasen cuatro jornadas más si se sigue con el mismo discurso o se puede estar hablando de otras cosas”. Lo que toca ahora es Liceo y “URA llega bien pese a que faltan algunos jugadores, porque se tiene una plantilla muy amplia y los que salen están bien sustituidos”. El rival está hecho para luchar por el ascenso, con un plantel también largo y sobre todo con “un paquete de delanteros muy potente”. Respecto a eso pone una clave: “Nuestro primer reto es que lo estamos pasando mal en las estáticas y hay que anular las suyas”.

En la receta del encuentro sigue que después hay que “imponer el juego de velocidad”. Pablo Jiménez tiene claro que si son capaces “de hacer ambas cosas se pueden tener opciones de ganar e partido”. El rugby está calando, en el primero partido en casa hubo mucha gente, y es cuestión de seguir dando pasos firmes: “Lo tenemos claro que es un reto, sabiendo que tenemos una plantilla que es muy buena y tenemos que hacer que funcione; esa es mi responsabilidad”.

presentacion-de-sarco-y-graciarena-3 presentacion-sarco-y-graciarena-2

Share