URA presenta a dos de sus cinco refuerzos para buscar la consolidación en División de Honor B

Javier Carrasco, procedente de Santander, y Adrian Noury, un francés que ha jugado dos temporadas en Gales, han hecho la pretemporada con Unión Rugby Almería y han encajado muy bien .

El presidente Miguel Palanca considera un orgullo el contribuir al deporte almeriense con este tipo de acciones, y Pablo Jiménez, entrenador unionista, habla de “incorporaciones importantes”.

Será una “ronda de presentaciones”, tal y como lo ha definido el mandatario de los cruzados. Y es que para esta nueva aventura en la segunda categoría nacional se han realizado cuatro fichajes y continuará el zimbabuense Royal Mwale. Ellos supondrán un gran apoyo a la plantilla de un club que no quiere perder sus señas de identidad, con relevancia máxima para la cantera. La idea es la de aprender y seguir creciendo, “aportando un plus al deporte almeriense y que en general su nivel sea el mejor posible”.

Así lo desea Miguel Palanca, presidente de Unión Rugby Almería, que en la introducción de los jugadores ha manifestado que ambos “contribuyen a que la temporada de URA nos siga haciendo disfrutar del rugby”. No en vano, se trata de “dos incorporaciones muy importantes”, en palabras de Pablo Jiménez, el entrenador de los cruzados, que ha abundado en “la subida de nivel” que se va a materializar tanto con ellos como con “otros dos refuerzos que se presentarán en las próximas semanas”.

Jiménez mantiene la perspectiva de lo que se quiere que siga siendo el proyecto URA, y por ello también ha destacado que el nivel de la gente de la casa sigue en clara progresión. De Adrian Noury ha comentado que es “muy polivalente, con nivel técnico-táctico muy alto y va a dar una gran versatilidad”, mientras que de Javier Carrasco ha dicho que “es un superdotado físicamente, lo que hará que llame la atención en los partidos, y su nivel técnico es alto”. Ante todo, “ambos son buenos compañeros y se han acoplado perfectamente”.

Cabe recordar la importancia que se da en el rugby a ese tipo de valores, sin los que no se entiende este deporte. Es más, no podría ser de otro modo a la hora de manejar “una plantilla de unos 50 jugadores, siendo cada convocatoria para los partidos de 23”. El inicio liguero está a la vuelta de la esquina, se ha trabajado mucho y se ha formado un buen equipo, pero “los demás clubes también se han reforzado muy bien y eso no podemos olvidarlo”. Helvetia será la primera toma de contacto con la nueva temporada.

 

Los jugadores

Javier Carrasco tiene 24 años, mide 1’93 metros y pesa 95 kilos. Su posición es la de flanker y llega cargado de ilusión: “Es la primera vez que me fichan y lo que quiero es seguir subiendo”. Este cántabro de Santander jamás había salido de su ciudad, en donde jugaba con el CR Santander desde hace 9 años: “Me arrepiento de no haber empezado antes”. Pese a que es una situación nueva, se siente feliz porque lo han acogido muy bien: “Me están ayudando mucho y además veo ilusión en todos de cara a la temporada”.

Hombre de club, no ha cambiado nunca de equipo y en parte por ello rechazó otras opciones en Cantabria para finalmente recalar en Almería: “Se fijaron en mi hace un par de años, y a mi me gustó mucho el equipo de ‘seven’ en playa que presentó URA en Santander estos dos años, que tenía nivel”. Ese fue su contacto directo con el modo de juego unionista, y ahora quiere ayudar al equipo: ”En defensa tengo mi fuerte porque pese a mi tamaño soy rápido para llegar a contacto o a un escape por la banda”.

Está buscando trabajo por aquello de que el rugby es amateur, al igual que su compañero Adrian Noury. Este francés que habla perfectamente en español tiene 23 años, mide 1’84 y pesa 85 kilos. Su llegada a Almería se produce porque quiere “conocer el rugby en España tras dos años en Gales”. Es un 7 que en URA va a jugar de 12, lo que le atrae como un nuevo reto, y se define como un buen placador. No sabía nada de Almería antes de llegar, pero ahora se siente feliz e ilusionado con el arranque de temporada.

Noury llega de vivir una experiencia distinta en la liga galesa, que es “muy competitiva, con gente más grande, más fuerte, con el contacto duro”. Además, allí el deporte principal es el rugby, “con toda la gente en la calle para ver el partido”. Antes jugó en Francia con otro tipo de rugby. Lo que peor ha llevado de su estancia británica es “el frío”. Ahora quiere perfeccionar el idioma, y por ello habló con Pablo Jiménez estando en Gales obteniendo la respuesta afirmativa del míster para que viniera a conocer al equipo.

Share

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *