Ganan los valores del rugby en un Memorial Costa de Almería que muestra la subida de nivel de URA

Emotivo recuerdo a Miguel Jódar, Martín Muñoz y Manuel Rubio sobre el césped del Emilio Campra durante la gran fiesta de la pretemporada del proyecto unionista 

Lecturas muy positivas y sensaciones ilusionantes tanto en Unión Rugby Almería para hacerse fuerte en la División de Honor B como en Costa de Almería para afrontar la Primera Regional

Por décimo año se llevó a cabo una cita marcada en rojo en el calendario rugbístico almeriense, porque si de algo se trata es de rendir tributo a los valores que hacen grande a este deporte. Con un intenso calor y un gran ambiente en las gradas, los partidos se fueron sucediendo en el terreno de juego ofreciendo un gran espectáculo del que se pudieron extraer las lecturas oportunas para llegar al inicio liguero en las mejores condiciones posibles. Así fue tanto para Costa de Almería como para URA, ambos ante escuadras de División de Honor B para presentarse ante su afición.

Así, el Costa se midió al CURM de Murcia dejando muy buenas sensaciones y olvidándose de la diferencia de categoría con respecto a su rival. El cuadro visitante está recién ascendido a la segunda categoría nacional, mientras que el almeriense seguirá un peldaño por debajo, en la Primera Regional, en la que además tiene su tope al tratarse de un filial de URA. La misión es la de nutrir de jugadores al primer equipo, ello en el global de una plantilla de medio centenar de efectivos que Pablo Jiménez, entrenador unionista, precisa para afrontar con garantías la segunda campaña en División de Honor B.

En esa línea, los de Alejandro Quereda, preparador de Costa de Almería que además se vistió de corto y disputó varios minutos del encuentro, no le perdieron la cara al rival y realizaron un gran trabajo como reflejo de lo hecho durante la pretemporada. Muchos de los rostros sobre el terreno de juego son ya conocidos en categoría superior, utilizados la pasada temporada por un Pablo Jiménez que tomaba buena nota desde la banda dándole una visión global al evento. La derrota, por lo tanto, fue lo de menos, ya que además de ser lo esperado dada la diferencia de nivel dejó un gran sabor de boca (33-7).

Nada más decretar Juan José López, jugador unionista que ha comenzado su andadura en el arbitraje, el final del encuentro, todo estaba preparado para el emotivo homenaje que el club realiza tradicionalmente a Miguel Jódar, Martín Muñoz y Manuel Rubio. Sus familiares recibieron un ramo de flores y el cariño de todos en medio de una formación integrada por los cuatro equipos integrantes de este décimo Memorial Costa de Almería. El rugby jamás los va a olvidar, y los hace así partícipes de los logros que el deporte oval está consiguiendo, en una progresión que continúa firme.

Era entonces el turno de URA frente a Les Abelles, un club valenciano que juega en el grupo B de División de Honor B y que pelea por los puestos altos de la clasificación año tras año. Los cruzados viajaron el año pasado para un amistoso a su campo, y esta vez han recibido su visita con un cambio radical en el panorama. Pese a contar con muchas bajas, Unión Rugby Almería dejó claro que sigue subiendo su nivel de manera firme, sacando a la luz varios argumentos que sustentan su intención de no sufrir tanto para la permanencia en el grupo C de División de Honor B.

Los valencianos lograron cuatro ensayos, dos de ellos en patadas bloqueadas, pero no pudieron pasar por encima de URA: “El año pasado nos metieron 70-5, es un equipo de mucho nivel, que aspira a subir a División de Honor A y que hace poco estaba en esa categoría, así que es normal que perdamos pero la diferencia de resultado (0-24 en esta ocasión), nos dice que estamos haciendo muchas cosas bien”. Son las palabras de Pablo Jiménez, que explicó que les faltó “trabajo de ataque y coordinación porque se está dedicando mucho tiempo a la preparación física, conforme a la programación de la pretemporada”.

En todo caso, un partido de pretemporada debe servir para probar y mejorar después, y en ese sentido Jiménez se muestra tranquilo en relación a la progresión que va a tener su equipo, al que por cierto le faltaban “jugadores importantes en las primeros líneas y se ha notado”. Las bajas son un elemento a tener en cuenta, puesto que además de los fichajes que vendrán en breve cabe contabilizar un total de diez jugadores importantes, por lo que se tiró de Costa de Almería pese a lo que el filial mostró una imagen sólida: “Las sensaciones han sido muy buenas y es para estar muy satisfechos”.

Pero si hay algo que no define al preparador unionista es el conformismo: “Es totalmente diferente la planificación de esta temporada respecto a la anterior, y tenemos presión desde el principio”. Se refiere Jiménez a que los dos primeros partidos pueden marcar lo que será el curso: “hay que ganarlos sí o sí, y si los perdemos nos complicaremos mucho la temporada”. Según lo visto, “los jugadores están muy enchufados pese a que falta concentración y tranquilidad, pero es normal”. Las cuentas están “muy claras” desde el principio, y Unión Rugby Almería las quiere aplicar para no sufrir en exceso.

En ello serán determinantes los fichajes, que a diferencia de la campaña anterior esta vez sí estarán para empezar la competición: “Vimos el año pasado que necesitábamos un par de jugadores que nos ayudaran y los tuvimos desde la novena jornada, así que las expectativas son mejores”. Con los resultados del test del partido de presentación ya analizados, la familia del proyecto URA pasó un rato de convivencia en un tercer tiempo especial y multitudinario formado por los cuatro equipos que formaron el Memorial Costa de Almería y decenas de simpatizantes del club.

dsc_0030 dsc_0054 dsc_0447 dsc_0514

Share