URA está a 80 minutos de lograr su objetivo de eludir el descenso cerrando la temporada regular ante Helvetia

Un punto es suficiente para que Unión Rugby Almería quede fuera de los puestos que hacen bajar hasta la categoría Regional 

El XV unionista tiene además tres opciones para no verse obligado a jugar una promoción de permanencia en el mes de junio 

Realizado un llamamiento para superar el millar de espectadores que ya se dio cita en el Emilio Campra en su último partido en casa

Ha sido largo, duro y apasionante, pero al mismo tiempo ha corrido muy rápido. El final de liga ya está aquí y Unión Rugby Almería puede decir que ha crecido de un modo exponencial en estos meses atrás. Desde aquel 20 de septiembre de 2015, día del estreno en categoría nacional y prueba de fuego ante el, a la postre, líder invicto Ciencias, han pasado muchas cosas repartidas en 21 jornadas. Pero el resumen es de rápida comprensión: se tiene nivel para ser de División de Honor B.

Se pagó la novatada, y el 25 de octubre llegó la primera victoria de las siete que por ahora se han cosechado. Fue ante Universidad de Granada, descendido desde hace unas jornadas y que tiene la posibilidad de echar una mano a URA si es capaz de ganar a Cisneros B este sábado. Los granadinos ponen en juego su honor, el de no irse de vacío después de muchos años en la categoría, puesto que su casillero está a cero victorias. Si eso se produce y Almería gana, ni siquiera hay que ir a promoción.

Esa es la primera de las cuentas, como lo son que Ciencias ascienda a División de Honor por un lado, o que CRC Complutense se quede en ella por otro. Si los sevillanos suben o los madrileños permanecen, Unión Rugby Almería no tendrá que poner su plaza nacional en juego aunque quede tercero por la cola. Pero la primera en la mente de todos es sumar al menos un punto contra Helvetia, lo que haría que CAU no pueda alcanzar a los unionistas y se eludiría el descenso directo.

Para lograrlo, no solo ese citado punto de oro sino la victoria ante el potente equipo sevillano, Unión Rugby Almería contará con muchos aficionados en la grada repartidos entre los de siempre y los que se han sumado a la pasión por este deporte durante la temporada que ya se cierra. Y es que uno de los mayores parámetros de crecimiento del club ha sido precisamente en los adeptos en el Emilio Campra, masa social que sigue aumentando y que claramente es imparable.

En cuanto al partido en si, los cruzados acuden muy concentrados y van con todo a poner un broche como se merece esta aventura histórica. Pablo Jiménez, co-entrenador unionista, analiza al rival y destaca que es “muy fuerte en las estáticas, melé, touch… y nuestro éxito paso por intentar anularles en ellas”. De los jugadores sevillanos, el preparador considera importante la labor del apertura, al que Unión Rugby Almería intentará presionar. Otra clave es “minimizar las pérdidas propias”.

De hecho, uno de los mayores peligros de Helvetia es el de sus rápidas salidas al recuperar balón, algo muy similar a lo recientemente vivido ante Atlético Portuense, pero URA también intentará “contraatacar con velocidad aprovechando el riesgo con el que juegan y así provocarles dudas”. Su máxima, “no hay excusas”, va acompañada por su clave de siempre, que es que los cruzados se ciñan “al plan de juego establecido”. Es el momento de la concentración máxima, y así lo pide.

DSC_0251

Share