Tengo un sueño. “I have a dream”.

Hace apenas una semana el Presidente de nuestro club me pidió que escribiera un artículo para la revista de Rugby que se va a publicar con carácter mensual, sugiriéndome la posibilidad de hablar acerca de mi experiencia como jugador o entrenador, alguna anécdota, vivencia o logro personal digno de mención. Sin darle una contestación inmediata, de camino a casa le estuve dando vueltas a la cabeza acerca de que podía escribir que resultara interesante para nuestros lectores, pero me dí cuenta que mis recuerdos como jugador quedan muy lejos y mis vivencias personales en este deporte no están cargadas de grandes logros y hazañas deportivas, con historias de selección nacional o de un ensayo en él ultimo minuto de partido que nos hizo ganar el campeonato. Lo siento, no he sido ese tipo de jugador, ya que jamás llegue a la selección Española, ni anoté para mi equipo en el último minuto, y aunque no niego que me hubiera encantado poder alcanzar semejantes cotas deportivas, cuando miro hacia atrás y analizo lo vivido, experiencias maravillosas y momentos muy duros que estuvieron a punto de que abandonara este deporte, mi balance personal es muy  positivo y para mi fue más que suficiente y enriquecedor el haber podido defender con orgullo los colores de los clubes en los que he tenido el honor de jugar. Por este motivo humildemente considero que sin duda de lo que sí podía  hablar y presumir es de pertenecer a la familia del Rugby, transmitir a nuevos jugadores, veteranos, amigos  y futuros hinchas de nuestro deporte en Almería lo que significa la sensación de pertenencia a un club, sus valores y lo que ha supuesto para mí esta vivencia. Quiero hablar del presente y del futuro del Rugby en Almería, que seguro es mucho más interesante que contar aburridas y viejas historias de barra de bar, quiero que nuestro club empiece a escribir su propia historia y demos un salto de calidad que haga recuperar la ilusión a todos, ya que vosotros sois los protagonistas (jugadores, equipo técnico, patrocinadores, directiva, amigos de jugadores, novi@s, familia, futuros socios etc.) que comencéis a creer en este  nuevo proyecto. Permitidme esta pequeña licencia histórica, y si queréis calificarla de ñoña y romántica, pero se ajusta perfectamente a mis pensamientos, para mencionar al malogrado activista norteamericano Martín Luther King y su famosa frase “He tenido un sueño”, bien, yo también tengo un sueño y me gustaría compartirlo con todos vosotros.

Sueño con ver a nuestro equipo jugando en la liga de Honor de nuestro deporte.

Ver una grada llena de aficionados animando.

Tener un equipo compitiendo en todas las categorías inferiores de formación.

Que nuestro femenino compita también al máximo nivel.

Que jugadores de nuestra plantilla estén presentes en las selecciones andaluza y nacional de manera permanente.

Que nuestra opinión y voz como club tenga relevancia en las Federaciones y se nos valore por la calidad de formación de nuestros jugadores y como ejemplo de organización y transmisión de valores.

Que nuestra cantera se nutra de las escuelas de la provincia y que el Rugby sea una actividad extraescolar incluida en los programas deportivos de los colegios como otros deportes (futbol, baloncesto etc..).

Que exista una liga escolar.

Que tanto empresas privadas como públicas de la provincia apoyen nuestro deporte.

Que tengamos una masa social que sirva de apoyo a nuestra financiación y nos permita afrontar las temporadas con garantías.

Que nuestros equipos puedan realizar giras de preparación y formación en otros países donde el nivel de Rugby sea más elevado que el nuestro.

Que tengamos un acuerdo con nuestra universidad para crear becas deportivas de intercambio para aumentar el nivel competitivo de nuestro club.

Que dispongamos de un campo propio con sede social donde toda la familia del Rugby Almeriense tenga un espacio donde compartir y celebrar las actividades del club.

Podría seguir escribiendo para hacer mucho mas larga esta lista y estoy convencido de que todos compartís estos sueños conmigo, pero también muchos la consideraríais poco realista o demasiado ambiciosa o simplemente una locura. Perdonadme por ser tan soñador, pero yo soy de la opinión que “Solo es posible avanzar cuando se mira lejos, y solo se puede progresar cuando se piensa en grande”. Evidentemente es muy fácil escribir objetivos en un papel  ya que el papel lo soporta todo y no requiere de esfuerzos y sacrificios, pero, ¿Por qué no vamos a ser ambiciosos? ¿Qué nos puede frenar?. Solo nosotros mismos. En la actualidad tenemos un grupo de personas tirando del carro y trabajando muy duro para sacar esto adelante, pero no es suficiente, necesitamos las energías e impulso de todos vosotros, de los que dejasteis de jugar. El que seamos veteranos no nos impide la posibilidad de seguir disfrutando de este deporte y colaborar para que otros, como vosotros en su día, sigan disfrutando del Rugby. Para mí es  una obligación moral el poder trasmitir y velar por el legado de nuestro deporte que da una dimensión diferente al significado de conceptos como espíritu de equipo, compañerismo, lealtad, sacrificio, amistad y disciplina que tan a la baja están en los tiempos que corren. Como ya sabéis, en el Rugby todos suman, necesitamos de vuestra experiencia, empuje e ilusión. También de los jugadores, que son parte fundamental de este proyecto no solo participando en el campo de juego, sino también colaborando con el club en su escuela de formación, pagina web, revista etc. Os pido que hagáis un simple ejercicio de honestidad y que leáis detenidamente esta lista de sueños y os preguntéis en cual de estos sueños, u otros más que se os ocurran, os gustaría trabajar y  podéis aportar más ( por vuestros contactos, experiencia o ilusión). Estoy convencido que cada uno de vosotros podéis aportar algo en uno o varios sueños: por lo tanto ¿Que os impide dar ese paso? Os aseguro que no os arrepentiréis y veremos esos sueños hechos realidad, sé que el camino no va a ser fácil y estará plagado de dificultades, pero solo con nuestra persistencia y convencimiento alcanzaremos nuestros objetivos. Seamos ambiciosos y optimistas porque “el  optimista tiene un proyecto, el pesimista una excusa”.

Os esperamos a todos con los brazos abiertos.

Un afectuoso saludo.

Manute (Manuel Del Ojo).

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *