¡JUGAMOS TODOS!

Queridos amigos y compañeros del Rugby Almeriense, otro año más afrontamos una nueva temporada rugbística con la máxima ilusión. Dispuestos a seguir haciendo historia en la corta singladura de este nuevo proyecto deportivo, que ya en sus inicios, hace apenas un año, nos hizo soñar en la temporada pasada con la posibilidad de ascender de categoría y codearnos con equipos de una división nacional.
 
Nuestros sueños de ascenso se vieron truncados en Madrid frente a otro equipo aspirante al ascenso, el CRC Pozuelo, con un partido no ausente de una fuerte polémica arbitral. Pude ser testigo del mismo e incluso participe como asistente del colegiado, colaborando como linier en la segunda parte del encuentro, pero el resultado final no se ajustó a lo sucedido en el terreno de juego, ya que el árbitro erró en varias decisiones claves para el desenlace final del encuentro, en particular un ensayo de “Piloto” bajo palos en el último minuto a favor del U.R.A que no vio y que nos hubiera dado la victoria. Todos los aficionados que nos desplazamos para animar a nuestros chicos quedamos desolados e incrédulos escuchando el sonido del silbato que anunciaba el final del partido, casi como una trompeta apocalíptica.
 
Os preguntaréis que necesidad tenemos de recordar tan amargo momento, pero soy de la opinión de que de todo se aprende en esta vida, sobre todo de las derrotas. Ya ha comenzado esta temporada, en lo que al U.R.A se refiere, y nuestros objetivos siguen siendo los mismos, ascender de categoría. Hemos disputado dos encuentros y ambos se han saldado con dos victorias, las dos fuera de casa, una con cierta solvencia y otra no tanto. Es muy prematuro hacer balances o pronósticos a estas alturas pero que nadie piense que ganar esta liga va a ser un paseo militar.
 
En ocasiones, el afecto y la pasión que sentimos hacia nuestros colores, que de una manera paternalista tendemos a justificar un mal resultado del marcador a errores arbitrales, yo el primero, pero si reflexionamos un poco hemos de tener claro tanto aficionados, jugadores como el club en general, que nosotros somos los principales protagonistas de lo que queremos ser en este deporte.
 
No podemos justificar los posibles desaciertos arbitrales a la imposibilidad de progresar. Por supuesto que hay árbitros buenos y otros no tanto, pero ellos también forman parte del mismo proyecto que nosotros, hagámosle fácil su trabajo, de eso se trata, porque de esta manera creceremos juntos.
 
Partiendo de la base que no hay malos arbitrajes sino malos partidos, existe una medicina infalible para combatir ambos males y es muy sencillo. Ser más solventes, regulares y efectivos en nuestro juego, que el árbitro no tenga margen de duda ante un equipo que es superior en todas las facetas del juego, que no se relaja jamás, que no comete errores, que crea constantemente oportunidades de anotar y no permite la iniciativa al contrario.
 
Sin ánimo de ser crítico, más bien constructivo, considero que es responsabilidad de los jugadores darlo todo en el campo, entrenarse con la mayor intensidad, conocer el reglamento, atender a las instrucciones de sus entrenadores, ser disciplinado y estar en la mejor forma física posible para aportar el máximo en el terreno de juego.
 
En mi humilde opinión creo que nos queda aún margen de mejora en estos aspectos, pero también pienso que contamos con jugadores de calidad y el equipo técnico necesario para conseguirlo, no tengáis ninguna duda al respecto. Tenemos un año más de experiencia, y eso se va notando poco a poco en el campo, simplemente necesitamos un pequeño empujón de compromiso, humildad, trabajo, trabajo y más trabajo duro. No podemos relajarnos ni un minuto, así se construyen los equipos ganadores, van a lo suyo y les da igual quien arbitre ya que para ellos no es un factor determinante en el resultado final.
 
¿Qué podemos hacer el resto?. Muy fácil, animar a nuestro equipo en el campo, que se sientan importantes y arropados por su afición. Al equipo contrario le tiene que intimidar jugar en nuestro campo, pero no por los insultos o desprecios que le pueda propinar la hinchada, si no por la intensidad y pasión con la que animan los aficionados a su equipo.
 
Seamos contenidos, insisto, yo el primero, un campo de Rugby no es el foro adecuado para desahogarnos de nuestros problemas o frustraciones semanales, el que piense así, se ha confundido de deporte, n árbitro nervioso e intimidado, se va a equivocar mucho más. Por el contrario necesitamos generar un ambiente agradable y distendido, donde arbitrar no consista en pasar un mal trago.
 
Los viejos tendremos que enseñar a los más jóvenes el espíritu de este deporte que lo hace tan diferente a muchos otros, aquí el respeto lo es todo, respeto al contrario, al árbitro, a su afición, a todos.
 
Os invito a bajar para animar a vuestro equipo y demostremos que nuestra afición es de división de honor.
 
¡AUPA U.R.A!
 
Un abrazo.
  
Manuel Delojo (Manute)

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *