Cuestión de pulgadas.

¿Sabes? cuando envejeces, comienzas a perder ciertas cosas. Eso sólo es parte de la vida. Pero sólo lo aprendes cuando empiezas a perder esas cosas. Descubres que la vida es cuestión de pulgadas. Y así es el Rugby. Porque en ambos juegos la vida o el Rugby… el margen de error es tan pequeño … apenas medio paso después o antes y no llegas. Medio segundo más lento o más rápido y no la atrapas. Las pulgadas que necesitamos están a nuestro alrededor. En cada momento del partido, cada minuto, cada segundo. En este juego, luchamos por esa pulgada. En este juego, nos desgarramos… y a todos los que nos rodean en pedazos por esa pulgada desgarramos con nuestras uñas por esa pulgada… porque sabemos que la suma de esas pulgadas… va a ser la diferencia entre ganar o perder. ¡Entre vivir o morir!. Te diré algo: En cualquier lucha… hay alguien que está dispuesto a morir y que va a ganar esa pulgada. Y sé, que si voy a vivir más… es porque aún estoy dispuesto a luchar y morir por esa pulgada. ¡Porque en eso consiste vivir! . ¡Las seis pulgadas frente a tí!. ¡Tienes que mirar a ese hombre que está a tu lado!. ¡Míralo a los ojos!. ¡Veras a aquel que correrá esa pulgada contigo!. ¡Veras a alguien que se sacrificará por el equipo… porque sabe que cuando llegue el momento… ¡Harás lo mismo por él!. ¡Eso es la definición de un equipo!. Y, o jugamos como un equipo… o moriremos como individuos. Eso es el Rugby, amigos míos.
 
Manute.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *